Pasamos un agradable momento, nos sentamos en la terraza y como ya hacía frío nos prestaron unas mantitas de polar, muy buen detalle! La atención nada que decir, muy amables y atentos, además de rápida. La comida sabrosa, los sándwich estaban muy buenos, solo que el chocolate caliente estaba un poco tibio.